Cuando hablamos de aborto voluntario nos estamos enfrentando a un tabú que viene de milenios . Nos estamos enfrentando al patriarcado entero. Estamos enfrentando también un dolor ancestral. Enfrentamos un iceberg del que sólo vemos la punta y ni siquiera imaginamos nunca su profundidad, ni siquiera que es un iceberg. 

Cuando hablamos de aborto hablamos de estigma. Tal vez nunca hablemos de aborto, lo callamos bien callado. Y cuando hablamos de él lo hacemos a gritos y a palos, no con serenidad y reflexión. 

Y cuando te toca vivirlo, lo enfrentas sola. Esa soledad es lo peor. Para ella no hay relatos ni mapas. Sientes que te estás volviendo loca. Te llaman exagerada. Se niega todo lo que supone el proceso de abortar y te enfrentas tú solita a todos tus monstruos y fantasmas ( cada mujer los suyos, sus heridas profundas, sus deseos y sus miedos ). Tú solita.

Cuando hablamos de aborto legal y seguro hablamos de la lucha de muchas generaciones para que esto fuera posible. Hablamos de nuestra historia más reciente, en el caso de que tengamos suerte, porque en muchos países esa lucha por la legalidad continúa. . Y donde es legal, el aborto está siempre bajo sospecha, siempre aparece alguien que amenaza con cambiar la ley, alguien que dice defender y respetar la vida pero que a menudo otras vidas le importan un comino (incluso la del embrión que tanto defendió una vez ha nacido). El aborto siempre es puesto en duda, siempre es una ley vuelta a debatir, un derecho eternamente cuestionado.

Conseguir la legalidad y la seguridad médica pareció que era el final del viaje. Pero no es así, el viaje continúa.

Aborto legal y seguro, sí…pero también informado, respetado y acompañado.

Aborto informado. La mujer que enfrenta un proceso de aborto  va vulnerable y desinformada. Desinformada sobre los procedimientos médicos, desinformada sobre sus alternativas, desinformada sobre lo que puede implicar este tipo de procesos. Pero cabe decir que va desinformada porque los primeros que ignoran muchas cosas sobre la IVE son los mismos profesionales que las atienden

Aborto respetado. ¿Qué significarán estas palabras?  ¿Qué será un aborto respetado? Será un aborto informado en todas sus variables y en el que la mujer pueda escoger el mejor camino. Será un aborto cuyos profesionales que lo atiendan sean capaces de empatía y humanidad. Será un aborto donde las necesidades de la mujer sean atendidas.

Aborto acompañado. Sobre todo después. Un aborto te deja muchas veces con un dolor que no terminas de entender y que no sabes cómo gestionar, profundamente dividida y con muchas preguntas abiertas. Nadie acompaña a la mujer en ese momento. Casi no existe literatura clínica ni divulgativa al respecto . ¿Quién acompaña ese dolor? Desde lo personal a lo profesional. Esa sería una buena pregunta a hacernos.

Pues eso…mujer, la lucha continúa.


Recibe Las Cartas de esperanza tras un aborto voluntario

Recibe Las Cartas de esperanza tras un aborto voluntario