El camino del duelo como superación del dolor
tras un aborto voluntario.

Ellas ya  trabajaron conmigo y te cuentan su experiencia

(Por razones obvias de seguridad y privacidad, los testimonios aparecen con nombres distintos a los suyos)

Hoy, por fin, gracias a Eva, me siento libre, completa, feliz, y agradecida. Segura de mi misma, de quién soy y de las decisiones que tomo. Hoy he dejado de culparme, de llorar y de sentir vergüenza al mirarme al espejo, hoy vuelvo a ser yo.

Llegué perdida, con un sentimiento de profundo vacío y soledad, sentía que nadie era capaz de entender lo que estaba viviendo, que nadie nunca podría entenderlo porque ni yo misma era capaz tampoco de expresar todo lo que mi corazón sentía en ese momento; sabía que era algo difícil de explicar y más aún de comprender para aquellas personas que no lo habían vivido.

Estaba paralizada y bloqueada.

Tuve suerte, porque una persona que me adoraba se encontró con proyecto kora por la red, y me lo presentó. No me hizo falta nada más que leer su historia para convencerme de que Eva podría ayudarme .Des del primer día que la conocí algo cambió en mí, nació la esperanza, la ilusión y la fuerza que necesitaba para sobreponerme a toda aquella situación. Ella lo había vivido, y sabía perfectamente de lo que le estaba hablando en cada momento, me entendía, lo comprendía; no iba a juzgarme. Tras todos y cada uno de nuestros encuentros me sorprendía saliendo de allí con una sonrisa. Sus conocimientos técnicos y su experiencia fueron una combinación perfecta para mí. Hoy, no tengo más que palabras de agradecimiento, hoy vuelvo a ser yo.. Aurora

Trabajar con Eva me ha ayudado tanto a nivel psicológico como físico. He podido romper el silencio y sentirme acompañada sin ser cuestionada. Recomiendo totalmente sus sesiones: en ellas se trataban diferentes aspectos del aborto y me ayudaron a poner en orden y palabras mis emociones y pensamientos. A día de hoy, respecto a la IVE, creo que es una de las mejores terapias que hay, sin duda. Ha resultado muy gratificante

Silvia

Aquí encontré un lugar en el mundo y descubrí una comunidad que hasta ese momento, para mí, era invisible. Formar parte de esta comunidad invisible y el acogimiento que recibí de Eva alivió mis culpas, dolores y la locura inmensa que sentía. Pero, sobretodo, encontré una mano a la que agarrarme cuando me sentía perdida como nunca en mi vida lo había estado.

 Las sesiones fueron evolucionando en contenido y emoción a través de mí… de mis tiempos, de mis emociones, y de mi proceso. En cada “etapa”obtuve lo que me pedía el cuerpo. Ha sido un proceso muy de piel  y de respirar aunque fuera a distancia. (las sesiones fueron por skype)

Cuando empecé a buscar ayuda, sentí que necesitaba encontrar a alguien que supiera de este tema, alguien que conociera en profundidad las sombras y luces de este fenómeno invisible que es la IVE. Que tomara en serio y en cuenta cada detalle de mi historia, sin restarle importancia a nada por insignificante que pudiera parecer desde “fuera”. Creo que esto define muy bien el proyecto Kora; de corazón a corazón. 

Sara

Hacer este proceso me ha ayudado a conectar con mi dolor y poder aceptar lo que ocurrió de una manera más espiritual, sin tantos prejuicios.. Valoro mucho la intimidad y el cuidado que obtuve en las sesiones, para sanar la herida, ya que es un tema delicado y un gran tabú, que no puedes compartir con alguien si no te sientes muy segura de que te va a entender y a respetar. Desde que lo hice estoy mucho más en paz conmigo misma. 

Noelia

Recibe Las Cartas de esperanza tras un aborto voluntario